jueves, 8 de octubre de 2009

Irse para no volver

Se cansó de llorar siempre a escondidas, de que no la tratara bien. ¿Por qué tenía que ser ella la que se tenía que ir? ¿Por qué no era él el que abandonaba la casa?

No aguantó más, y se fue para empezar una nueva vida. Lejos de todos y cerca de nadie. Su vida en una pequeña maleta. Ya no había nada que la atara a esa ciudad, y se marchó para no volver.






(cosas que me imagino mientras nos cuentan historias sobre mujeres maltratadas)

1 comentario:

  1. Anda que no se debe de dar veces este caso que relatas...

    ResponderEliminar